El grupo automovilístico francés Renault anunció hoy la firma de un acuerdo para entrar en el accionariado de la filial de vehículos eléctricos de la china JMCG, con el fin de desarrollar ese sector en el país asiático, que representa la mitad del mundial.

Renault indicó en un comunicado que se hará con una «participación significativa» en JMEV, «una de las principales empresas de vehículos eléctricos en China» fundada en 2015 y que el año pasado vendió 38.000 unidades.

El grupo francés «completará su oferta local, reforzará su presencia en el país y apoyará el desarrollo de JMEV», agregó la marca del rombo.

«Gracias a sus equipos dinámicos y al fuerte crecimiento de los vehículos de nuevas energías en el país, JMEV prevé vender 50.000 unidades eléctricas en 2018», señaló.

El director de operaciones en la región Asia-Pacífico de Renault, François Provost, indicó que este contrato persigue situar a la marca francesa «de forma sólida en un mercado en crecimiento y con fuerte potencial», al tiempo que precisó que el proyecto es «complementario de las otras actividades del grupo en China».

«El grupo Renault es un constructor de coches reputado en el mundo, líder en el mercado de vehículos eléctricos en Europa.

Esta cooperación favorecerá el desarrollo futuro de JMEV», indicó el director general de JMCG, Wan Jianrong.