Nissan ha instalado la primera de las 100 estaciones de carga rápida de la «amplia red» que permitirá que haya en las principales vías de España un punto de recarga cada 150 kilómetros.

El lugar elegido ha sido el Área de Servicio de Tudanca, en Aranda de Duero (Burgos), a 153 Kilómetros de Madrid por la A-1.

Esto supone que un viaje de la capital de España a Bilbao ya es posible en vehículo eléctrico, ha explicado Nissan hoy en un comunicado.

La filial del fabricante nipón anunció en el IV Foro Nissan -del pasado 4 de octubre- que aproximadamente en un año instalaría 100 estaciones nuevas de carga rápida (una cada 150 kilómetros) en las vías de servicio y áreas de descanso de las principales carreteras de España.

Esta infraestructura se complementará con la ya existente de la marca, que cuenta en sus concesionarios con el 65 % de los puntos de carga rápida que hay instalados en España, lo que la convierte en la más extensa del país, ha recordado.

En esta red se podrá cargar cualquier vehículo eléctrico, independientemente de la marca, aunque se ofrecerá un precio ventajoso para los usuarios de un vehículo Nissan.

La instalación de estos puntos favorecerá «la máxima cobertura» para que los usuarios de vehículos eléctricos puedan circular por cualquier carretera y extender la autonomía de su coche hasta 270 kilómetros más en 40 minutos (como es el caso del Leaf), ha subrayado Nissan.

Por eso, el trayecto Madrid-Bilbao contará en las próximas semanas con otras dos estaciones de carga rápida situadas en Burgos y en Miranda de Ebro para ir completando la red.

Cada estación podrá contener varios puntos en función de las necesidades, pero inicialmente cada uno de los espacios estará compuesto por un equipo semi-rápido de hasta 22 kw en trifásico y un equipo de carga rápido de 50 kw.

Dependiendo del flujo de demanda, en algunos emplazamientos se instalarán incluso 4 equipos de 50 kw, con los que se podrán cargar hasta 8 vehículos eléctricos simultáneamente.

De hecho, cada emplazamiento de recarga se ha pensado para poder suministrar hasta 630 KVA (500 Kw), por lo que, según vaya aumentando la necesidad de recarga, se podrán instalar equipos de carga ultrarrápida de hasta 150 kw por punto, ha afirmado Nissan.

Actualmente, la tarifa estándar de recarga para cualquier usuario es de 0,30 euros/KWh para la recarga rápida en los equipos de 50 kw, pero los usuarios de vehículos eléctrico de la marca tendrán un descuento del 50 % sobre dicha tarifa (cargar un Nissan Leaf al 80 % de la batería en 40 minutos costará menos de 5 euros).

La operativa de carga de la red se hace a través de la aplicación móvil o web «Easycharger app».

Nissan está llevando a cabo esta «ambiciosa iniciativa» para eliminar los miedos de los consumidores a realizar traslados más largos en vehículo eléctrico en colaboración con la empresa española Easycharger y con el apoyo de los fondos destinados a proyectos de infraestructura de recarga del Plan Movalt.