El proyecto «FastCharge» (de Grupo BMW, Porsche, Siemens, Allego y Phoenix Contact) ha inaugurado en Alemania una estación de carga ultrarrápida en la que coches eléctricos preparados específicamente se han cargado completamente en 15 minutos.

Además, según han informado por hoy separado Grupo BMW y Porsche (del Grupo Volkswagen), en 3 minutos se puede hacer una carga para recorrer 100 kilómetros.

El prototipo de estación de carga Allego, con una capacidad de 450 kW de potencia, se ha inaugurado en Jettingen-Scheppach (Baviera, Alemania) y se puede utilizar de forma gratuita «de inmediato», han destacado.

En concreto, un vehículo de investigación de la marca Porsche con una capacidad neta de batería de aproximadamente 90 kWh alcanzó una capacidad de carga de 400 kW en la nueva estación -«la primera vez para un automóvil de pasajeros»- gracias a un sistema de refrigeración que garantiza un control de temperatura uniforme y suave en las celdas de la batería.

Ambos fabricantes han señalado que la estación es adecuada para los modelos eléctricos de todas las marcas con la versión Tipo 2 del Sistema de carga combinado (CCS), que está «ampliamente difundido internacionalmente» y que se usa «comúnmente» en Europa.

Dependiendo del modelo de vehículo, la nueva estación de carga ultrarrápida se puede usar para vehículos con sistemas de batería de 400 voltios y aquellos con sistemas de batería de 800 voltios.

En cada caso, la capacidad de carga proporcionada se ajusta automáticamente a la capacidad máxima permitida del vehículo, ha explicado Porsche.

El proyecto de investigación FastCharge ha recibido una financiación de 7,8 millones de euros del Ministerio Federal de Transporte e Infraestructura Digital de Alemania que está siendo gestionada por la Organización Nacional de Hidrógeno y Tecnología de Celdas de Combustible (NOW).

La carga rápida mejorará el atractivo de la electromovilidad y la capacidad de carga de hasta 450 KW de esta estación (entre tres y nueve veces la disponible en las estaciones de carga rápida de CC hasta la fecha) permitirá una reducción «sustancial» de los tiempos de recarga, han subrayado ambas fuentes.

Por eso, «FastCharge» está investigando los requisitos técnicos que deben cumplir tanto la infraestructura como los vehículos para poder aprovechar estas capacidades de carga.