La compañía también presenta el primer intercambiador de baterías de Europa que consigue eliminar el tiempo de recarga, y rebaja un 40% el coste de adquisición del vehículo, al no tener que comprar la batería.

Silence estrena nueva sede y nueva identidad corporativa.