• El establecimiento de la planta Szombathely II en Hungría pone de manifiesto las ambiciones de crecimiento del Grupo Schaeffler en el ámbito de la electromovilidad
  • La planta de producción de 15.000 m2 de componentes y sistemas eléctricos cumple los más altos estándares de sostenibilidad
  • La nueva planta demuestra las avanzadas capacidades de Schaeffler en los ámbitos de la sostenibilidad y la electromovilidad

 

Schaeffler, proveedor de los sectores de la automoción y la industria, ha abierto una nueva planta de producción en la localidad de Szombathely, al oeste de Hungría, y crea así 150 nuevos puestos de trabajo en el ámbito de la e-movilidad. Ésta es la primera planta de producción de Schaeffler que se dedica íntegramente a la e-Movilidad y es también un nuevo centro de excelencia para la fabricación de componentes y sistemas eléctricos. La huella operativa de la planta ha recibido la certificación de ‘oro’ de la Asociación Alemana para la Construcción Sostenible (DGNB, por las siglas en alemán de ‘Deutsche Gesellschaft für Nachhaltiges Bauen e.V.’) y representa un gran paso adelante para alcanzar el objetivo de Schaeffler de conseguir que sus actividades de producción en todo el mundo sean neutras en carbono para 2030.

«Nuestra nueva planta de Szombathely es un hito importante en la transformación de nuestra empresa y representa nuestras prioridades estratégicas de innovación, agilidad y eficiencia», ha dicho Klaus Rosenfeld, CEO de Schaeffler AG. «El objetivo es la movilidad sostenible, y estamos decididos a realizar auténticos progresos en esta dirección como partner tecnológico clave para nuestros clientes, aprovechando nuestra red mundial de plantas de producción. La nueva planta también pone de manifiesto nuestras ambiciones de continuar con nuestro fuerte crecimiento en e-Movilidad».

La «Planta del mañana» hoy

Szombathely II dispone de unos 15.000 metros cuadrados de espacio para la producción de componentes y sistemas innovadores, como motores eléctricos y sistemas híbridos. Diseñada como una «planta del mañana», cuenta con un alto grado de automatización, naves de producción modulares y una digitalización integral. Las líneas de producción automatizadas y el amplio uso de robots industriales garantizan el entorno limpio y sin polvo que requieren los sensibles procesos de producción que se utilizan para conjuntos como estatores y rotores, y la integración de imanes para motores síncronos y asíncronos. Schaeffler quiere aumentar la capacidad de producción ininterrumpida de la planta a 800.000 productos anuales para 2023 y tiene previsto, además, ampliar su producción anual de productos acabados para sus partners premium en el sector de la automoción a 1,8 millones de piezas entre 2026 y 2029. «Schaeffler ha conquistado su lugar en el mercado de la e-Movilidad con productos que ofrecen las ventajas combinadas de una tecnología superior, rentabilidad y sostenibilidad», ha comentado el Dr. Jochen Schröder, presidente de la unidad de negocio e-Mobility de Schaeffler AG. «El Grupo Schaeffler espera generar nuevos pedidos por valor de entre 2.000 y 3.000 millones de euros anuales en su negocio de e-movilidad a partir de 2022. Szombathely contribuirá en gran medida a este crecimiento como centro de excelencia, operando en estrecha colaboración con nuestra planta principal de electromovidad ubicada en Bühl, Alemania».

La planta establece nuevos estándares en el ámbito de la sostenibilidad
Las obras de construcción de Szombathely II, la segunda planta del Grupo Schaeffler ubicada en el oeste de Hungría, se iniciaron en 2020. La nueva fábrica está situada a unos tres kilómetros de la primera, que empezó a operar en 1996. La electricidad de la nueva planta se suministra mediante paneles fotovoltaicos en combinación con placas solares en la cubierta, que en conjunto ahorrarán hasta 4.000 toneladas métricas de CO2 anuales. Para ayudar a conservar los recursos naturales, la planta reutiliza las aguas residuales tratadas e incorpora un embalse de recogida de aguas pluviales. También es extremadamente eficiente a nivel energético, ya que cuenta con bombas de calor, un sistema inteligente de calefacción y refrigeración, y un sistema inteligente de iluminación con LED. El concepto de sostenibilidad total de Schaeffler también incluye zonas naturales en el exterior y un estanque orgánico para mejorar la biodiversidad local.