• Esta inversión se enmarca en el objetivo de Repsol de alcanzar los 1.000 puntos de recarga pública a finales de 2022, uno cada 50 kilómetros en los principales corredores viarios de la Península Ibérica, y de ser una compañía neutra en carbono en el año 2050.
  • Este proyecto cuenta con la financiación del ICO por importe de 40,7 millones de euros, y tiene como finalidad la implantación de cargadores rápidos y ultrarrápidos en la red de estaciones de servicio que la compañía multienergética tiene en España y Portugal.
  • El importe total de la inversión de Repsol para seguir reforzando su apuesta por la movilidad eléctrica se complementa con una subvención de 5 millones de euros que recibirá de la iniciativa Connecting Europe Facility (CEF) de la Unión Europea.
  • El ICO, como entidad colaboradora del programa CEF, promueve el acceso de las compañías españolas a esta iniciativa para impulsar proyectos que contribuyan a dinamizar la transición energética incrementando la eficiencia del sector del transporte.

 

Más información: www.repsol.com