-Hasta diciembre se vendieron un total de 35.045 unidades
de vehículos eléctricos puros sumando turismos, dos ruedas, comerciales e industriales.

-Estas cifras deberán, como mínimo, doblarse en el conjunto
de 2021, impulsadas por medidas como la exención del IVA o el reenfoque del Moves

 

A pesar de la crisis del coronavirus, las matriculaciones de vehículos eléctricos
puros de todo tipo (turismos, dos ruedas, comerciales e industriales) cerraron 2020 con un total de 35.045
unidades, lo que supone un 44,4% más. Según datos de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso
de la Movilidad Eléctrica (AEDIVE) y la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación
y Recambios (GANVAM), la movilidad eléctrica se incrementó un 127% en diciembre, hasta alcanzar las 5.411
unidades matriculadas.

En un análisis por tipo de vehículos, las matriculaciones de turismos eléctricos puros cerraron el año con un
aumento del 78,5% y un total de 17.941 unidades. Solo durante el pasado mes, se registraron 4.329 unidades
matriculadas, lo que supone un 341,7% más, sin duda, impulsadas por la necesidad de cumplir con los objetivos
de la Comisión Europea, que obligan a que desde 2020 el mix de matriculaciones medias por fabricante no
supere los 95 gramos de CO2 por kilómetro.

 

Siguiendo con el mercado “cero emisiones”, los datos de GANVAM y AEDIVE muestran también una notable
evolución de los híbridos enchufables. Así, el ejercicio 2020 cerró con un incremento del 216%, hasta situarse
en las 23.583 unidades matriculadas, de las cuales 9 de cada 10 fueron turismos.

A pesar de la evolución positiva del mercado de la movilidad eléctrica, las cifras deberán, como mínimo, doblarse
en el conjunto de 2021, situándose en el entorno de las 70.000 unidades de eléctricos, para poder impulsar los
retos de descarbonización y electrificación marcados y que exigen nada menos que 250.000 unidades de
eléctricos para 2023 y cinco millones para 2030.

El ejemplo de las Administraciones Públicas
En este sentido, como punto básico, ambas entidades destacan la importancia de que las Administraciones
Públicas adecuen de una vez por todas sus propuestas a sus actuaciones y den ejemplo al conjunto de la
sociedad en materia de descarbonización acelerando la transformación de las flotas del sector público.

El reenfoque del Moves
Por otro lado, para ambas asociaciones es fundamental poner en marcha una estrategia estructural y eficaz de
incentivo que realmente suponga un impulso a la descarbonización, facilitando al consumidor la adquisición de
modelos eléctricos. Para ello, es necesaria una revisión de los mecanismos actuales. En este sentido, no solo
es necesaria una dotación económica más ambiciosa para que la vigencia de planes como el Moves pueda
tener asegurada su continuidad en el tiempo, sino que hace falta un reenfoque que simplifique su gestión y
tramitación en todo el territorio nacional.

Ahora bien, tanto AEDIVE como GANVAM coinciden en que no se trata solo de impulsar la entrada de vehículos
eléctricos en el parque, sino de acompañarla del necesario despliegue de la red de recarga, lo que exige la
eliminación de las trabas administrativas que lastran el desarrollo, sobre todo, de aquellos puntos que no
requieren inversión pública.

La exención del IVA
Asimismo, acelerar la necesaria electrificación del parque requiere también de la puesta en marcha de medidas
fiscales. En esta línea, ambas entidades abogar por la exención de las ayudas del Moves en la tributación del
IRPF, pero también por soluciones directas de sencilla implantación como son la exención del IVA de la compra,
lo que, al afectar directamente al bolsillo del comprador, se alzaría como una de las armas más eficaces para
acelerar la consecución de objetivos.